31 de marzo de 2012

HISTORIAS DE HOTEL



Como rezando un Mantra, machaconamente, venia repitiendolo el Maitre del Buffet Libre del Hotel. ".-Los excesos y sus consecuencias... es que no aprenderan, no hay manera...Los excesos y sus consecuencias..." Al principio no llegaba a enterdelo, parecia que se hubiese vuelto majara hablando solo y con el ceño fruncido, pero Carla, mi compañera de barra, se dio cuenta de mi estupor y me lo aclaro enseguida despues de servirle una tila, antes de que el se la pidiera.

Hacia bien poco que habia comenzado a trabajar en el Hotel, y aún no me habia habituado a los movimientos de entradas y salidas de los grupos de clientes, ya jubilados y que venian por el IMSERSO a disfrutar de dos semanas de vacaciones y que se turnaban cada quince dias. La llegada del grupo siempre era caótica: la novedad del hotel, el miedo de perder las maletas, las prisas y los nervios para hacer el ingreso, descubrir la habitación, aprender a utilizar las tarjetas magneticas como llaves, adentrarse y perderse por las inmensidades de los pasillos, salas, cafeterias y comedores, la peculariedad de no tener que pagar (todo se hacia con cargo a la habitación), etc, etc.





Con el primer servicio de comedor (almuerzo o cena, dependiendo del horario de llegada) venian las primeras complicaciones. Dado que por el numero de comensales no cabian todos de una sola vez, se les repartia en dos turnos y eso no siempre les gustaba. Habia quien no queria comer en el primer turno por ser demasiado pronto a lo acostumbrado para el y los que decian que en el segundo ".-...les darian las sobras"  (cuanta desconfianza propia de la ignorancia), así que el Maitre se debia "pelear" en cambiar los turnos como si componiera un puzzle, intentando cuadrarlos a todos  para no sobrecargar de trabajo a la cocina y al personal de comedor (1er. Gran Dolor de Cabeza); eso si, siempre bajo una lluvia de quejas, improperios y algún desaire de más, impropios en personas tan venerables y educadas,( como se les suponia).

Pasadas las avalanchas de enfurecidos jubilados, hambrientos y gritones, tocaba sufrir los ansiosos acechos al buffet libre, que tan bien habian preparado y dispuesto el personal de comedores y que paulatinamente se renovaba con premura a medida de las necesidades del consumo. Aqui era cuando las mujeres y los hombres se dividian las tareas, mientras las primeras se dedicaban a hacer acopio de viveres con una avidez ansiosa en medio de una hambruna producida por una guerra, o como si se tratara del fin del mundo, (atropelladamente y perdiendo la educación y los modales las más de las veces), los hombres se encargaban del habituallamiento del resto de platos que ellas no podian acarrear o de mover (de forma indiscriminada y ruidosamente) y juntar mesas como quien guarda espacio en un merendero de campo, destrozando de esta manera toda la organización del comedor, (que le habia costado al Maitre 4 horas extras de trabajo), para mejorar el servicio y por ende, poder dejar espacio entre comensales y pasillos para un perfecto tránsito de camareros y carros, (2º Gran Dolor de Cabeza).

LLegado a este punto, he de decir que he sido testigo de verdaderas montañas de platos rebosantes de patatas y choricitos fritos, arroces, carnes en salsa, pescados, morcillas, tocino y mariscos, amén de pasteles de todas clases, tocinillos del cielo, cremas y helados, amontonarse en las mesas para luego desaparecer engullidas con la ayuda de  sendas botellas de vino y acabar, al fin, la mitad de la comida en los cubos de basura por imposibilidad de zamparse  sobremanera cantidad de viandas; eso si, sin perdonar el ".- ...un cafetito del bueno y una copita de orujo, que un dia es un dia..." 


Era entonces, y solo entonces,  cuando habiendo  pasado el primer dia desde la llegada del grupo de clientes jubilados, aparecia el temido momento , (3º Gran Dolor de Cabeza).




Al abrir de nuevo el comedor, el Maitre se encontraba con la mitad de los comensales (por lo bajo, al menos) y con continuas solicitudes de arroces hervidos y dietas blandas ".- ...es que he pasado una mala noche, sabe usted?... a lo mejor las gambitas no estaban muy frescas?..., ¿eh?...", rechazando  (casi con arcadas) toda suerte de manjares bien presentados que se les ofrecia de nuevo en el inmaculado Buffet, con la consecuente desorganización de la cocina que debia surtir a marchas forzadas los menús dieteticos (NO PREVISTOS) y retirar las bandejas ya preparadas (menuda grácia que hace eso). Por otro lado, las cafeterias deviamos tener bien aprovisionados los office-almacen de ingentes cantidades de botellines de Aquarius y de cajas de infusiones de todo tipo (principalmente Tila y Manzanilla) que desaparecian a velocidades inusitadas por los clientes enfermos con  caritas de  inocentes, que se pasaban, así, el resto de sus vacaciones a régimen y guardando cama.


(.... los excesos y sus consecuencias!!)

29 de marzo de 2012

HOY, HUELGA GENERAL!!!



Hoy, 29 de Marzo, Huelga General. Esto, me trae a la memoria otro dia, ya pasado, en que tambien se celebraba una Huelga General, pero no recuerdo muy bien las razones. Lo que si recuerdo, es la incertidumbre que tenia en abrir o no el bar de copas que regentaba como Autónomo.

Eran las 5 de la tarde cuando llegué al local y decidí abrir con la persiana bajada a la mitad, en espera de que si se acercaban los clientes habituales, pudieran acceder (aunque fuera agachando el espinazo) y en el caso de que algún "Piquete Informativo/Cohactivo" me quisiera buscar las cosquillas, poder cerrar y así preservarme de sus amenazas.





Vaya por delante, que soy el primero en defender el derecho a la Huelga, pero tambien soy el primero en defender el derecho a poder abrir nuestros negocios Autónomos,  si asi lo decidimos, para procurar subsistir( o almenos intentarlo) entre tanta crisis; en caso de no comulgar con las reivindicaciones de la turba.

El caso es que, me encontraba poniendo la barra en orden y preparando los artilugios de cocteleria, encendiendo la cafetera y pinchado un poco de jazz y bajando las luces para conseguir el ambiente agradable, cuando me sorprendió el ruido de la persiana metálica al subir con fuerza y la entrada en pelotón de un grupo de 8 ó 10 hombres portando unas banderas semi enrrolladas en sus palos con las insignias de los principales sindicatos de trabajadores. Unos vestian de calle y almenos 3 llevaban todavía los monos azules de trabajo. Yo en ese momento me espere lo peor, gritos empujones y el que me forzaran a cerrar del todo.





.-Joder!.... al menos hay uno abierto! -exclamó el que parecia el camarilla del grupo.
.- Jefe!.... podemos tomarnos algo?, es que venimos de la "mani" y llevamos mucho andado.
.-Si,... claro - me atrevi a balbucear, confundido con la escena.
.- Bien, pues... ponganos unas cervezas y si tiene la cafetera encendida ahora vendran unos compañeros que tomaran, grácias.

Mientras sacaba las botellas de Estrella Damm de la nevera, uno de ellos llamaba por el teléfono móvil avisando a los compañeros dónde estaban, ( ahora es cuando ya me temia lo peor y esperaba que me lo cerraran a la fuerza).

.- Oye?.... Toño, estamos aqui en...? ¿Cómo se llama este bar? - me pregunto.
.- La Carbonera- le respondí.
.- .... Si, eso.... ¿cómo? .... joder tio que tenemos sed!.... vale, aqui estaremos.

Unos quince minutos más tarde, aproximadamente, se presentaron más y en poco tiempo tenia el bar lleno. Las banderas y pancartas quedaron recogidas y  apoyadas en las paredes o sobre las mesas acompañando a los megáfonos, los pasquines y panfletos; mientras los corrillos de manifestantes hacian sus particulares discursos " en petit comité" con las copas en la mano y atiborrandose de los montaditos de la barra. No se personó ninguno de los clientes habituales ( la sorpresa se la llevaron cuando les explicaba lo ocurrio al dia siguiente), pero tampoco les eche en falta, tenía el local hasta la bandera y encima estaba solo, ya que en previsión de lo que deberia ser un dia de vaga, les di permiso a las camareras .La verdad es que aún sigo sin saber cuales eran las verdaderas reivindicaciones de aquella Huelga General ( todas muy licitas sin duda) pero de lo que estoy seguro es que aquel día (aquella noche) celebré la Manifestación más surrealista y productiva (económicamente, esta claro) que pudiera esperar. Me vaciaron las neveras y me llenaros la caja...??!!.





(... un "éxito" de manifestación...)

27 de marzo de 2012

EL MUNDO ES DE LOS VALIENTES






Como cada dia a la misma hora, ella entraba algo cabizbaja y se sentaba en la misma mesa; aquella que estaba en la esquina del fondo. Sentada de espaldas a la pared se acodaba a leer sus libros en silencio, como si no existiera nadie a su alrededor. Dibujaba una sonrisa en los labios y apoyandose la cara en su mano derecha  susurraba un ".-Grácias "  con atractiva dulzura cuando le servia el café, para volver a zambullirse entre los versos y las prosas. En algún instante, como medio distraida, vagaba la mirada por el local y sus grandes ojos me abrazaban un instante, sólo un instante, para volver a caer entre las páginas presos de un rubor inocente.

Atraido como navegante al canto de las sirenas. Asi me sentia yo. Abrillantando y puliendo la madera de tanto pasar el trapo, medio distraido y queriendo aparentar estar ocupado. Entre copas y cafés, entre vasos y botellas, entre platos y tazas, ocupaba el tiempo buscando el valor para acercarme. Torpe como un niño abriendo los regalos la mañana de Reyes, así me sentia cuando se acercaba a la barra a pagar. Con una amplia sonrisa, se despedia sujetando los libros contra su pecho y levantando timidamente la mano.

Deseaba romper el miedo al rechazo y sentarme a su lado. Perderme en su mirada y besarla con dulzura. Agotar las horas del reloj hablando y bebiendo vino. Pasear descalzo por las arenas frias de la playa bajo la noche y hacer el amor mientras despunta el sol al amanecer, en la penumbra de una habitación desordenada de pasión y placer.

Aquella tarde no vino. La mesa permaneció sola toda la noche, como si supiera de su ausencia y no dejara que nadie ocupara el espacio que solo resevaba para ella. Pasaron los dias sin volver a verla. Las sillas se ocuparon de nuevo, otras gentes, otras risas, otras copas, otros rostros, otros besos. Meses más tarde, un dia, al pasar por delante de la cristalera la volvi a ver. Sentada en la misma mesa. Me disponia a entrar y plantarme delante de ella para abrirle mi corazón cuando una niñita de ensortijados rizos negros se le abrazo al cuello entre risas y besos. Sentado de espaldas a mi estaba aquel que ocupaba mi ansiado papel, el afortunado que, sin saberlo, me noqueó de un solo golpe.

".-El mundo es de los valientes" me repetia a mi mismo alejandome herido de orgullo y muerto de amor.

(cualquier parecido con la realida es pura coincidencia.... ¿ o puede que no?)


24 de marzo de 2012

GORRONES Y ENGREIDOS?... LO PEOR!


".- No, hombre. Apuntala a Jorge, ... el siempre me invita, ¿no lo sabes?" me suelta con una infladisima suficiencia y soberbia, casi insultante y preñada de desprecio cuando le reclamo el pago por los cinco gintónic de Bombay Sapphire que acabo de servirle. Por la educación que tengo y mi buen criterio, prefiero no discutir en vano y me dedico a seguir sirviendo a los clientes que esperaban educadamente y (estos si) pagan las consumiciones sin regateos de mercadillo, mientras el ofendido se pavonea con un grupito de histéricas rubias aquejadas de continuas convulsiones nerviosas de lanzamiento de melena entre risas bobaliconas.

Que mal me sientan estos tipos!... Los Gorrones Engreidos...,  los Sobrados Chuloplayas que son como parásitos garrapateros que siempren van de adulación en adulación a la caza de copas grátis y se pasan la noche bebiendo a costa de los propietarios y encargados de los locales, con la excusa del amiguismo. Sinceramente, nunca los he podido tragar. Acostumbran a ser los mejor posicionados socialmente y con posibles económicos como para pagar una barra libre a todo el local, pero siempre van de prestado ( así no me extraña que esten tan desahogados de capital). Eso si, nunca dejan ocasión en que no puedan lucir sus fastuosos coches, relojes, vacaciones de lujo en la costa, o esquiando, partidas de golf, paddel, tenis, etc., para envidia del prójimo menos favorecido.

".-¡Coño!, si tanto dinero tienes, pagate las copas, Payaso" pense para mis adentros mientras me dedicaba a la clientela sencilla que pagaba sus consumiciones religiosamente, como supongo que pagarían su hipotécas, alquileres y deudas.




A los pocos minutos, apareció Jorge (uno de los socios-propietarios del local) como si fuera el mismisimo Don Hilarión de la "Verbena de la Paloma",  del brazo de una morena y una rubia (teñida) de siliconados labios y pechos aún más extraordinariamente hinflados y amenazantes como misiles atómicos, tras el vertiginoso escote, que le llegaba a una de ellas casi hasta el ombligo y que rebosaban a la otra, como una presa a punto de estallar.




Me pidió un par de Cosmopolitans para las "damas" y un gintónic de London nº 1 (cortito) para el, entre hipócritas y falsos halagos sobre mi y mi habilidad en elaborar cocteles. ".- Y lo que pidan estas chicas (señalando a la parejita de "palomas").... me lo apuntas a mi", me dijo.
".- Deacuerdo", conteste ".-... ¿y lo de el?, me dijo que le invitabas tu." le pregunte señalando con disimulo a su amiguito al otro lado de la barra, que saludo levantando la copa con una sonrisa dentífrica.
".- Oye, que paguen, joder!... aqui estamos para hacer dinero. No somos una ONG!" soltó con cierto desaire.



Tras servirle, volví al otro lado de la barra y con toda la flema británica que pude, le dije:

".- Disculpe caballero, pero me comunica el señor Jorge que debe abonar usted sus consumiciones. ¿Si es tan amable?... son 75 €, muchas grácias"

Entre sorprendido y avergonzado, entre sonrisas nerviosas me responde ".- ...Si, claro, claro, ningún problema" a la vez que me entrega una tarjeta Visa algo más gastada de lo que me hubiese imaginado.

( los hay que tienen la cara de cemento)

21 de marzo de 2012

LOVE and SEX IN THE BAR




Sin duda, el mayor de los inconvenientes que siempre le he encontrado a trabajar de Barman ha sido el de concertar la vida personal (afectiva) con el horario  intempestivo que sufrimos detras de las barras en los locales de copas.

Existe, desde siempre, la leyenda urbana de que el camarero es el que más liga del bar (que ilusos!) y que las camareras siempre estan rodeadas de admiradores; pero la realidad es más cruda, es diferente, es realmente grotesca.




Mientras que las camareras tienen que soportar los continuo ataques sexistas y miradas lascivas acompañadas de infinidad de improperios y proposiciones babeantes de toda clase de sátiros, con sobredosis de testosterona y estratosfericos indices de egocentrismo, macerados con descomunales reservas de material genético por falta de una sana válvula de escape; los camareros nos tenemos que enfrentar a los continuos acechos de alguna loba, pintada de más y vestida de menos que cree vivir en el país de Nunca Jamás con los amigos de Peter Pan, mientras que las chicas guapas e interesantes que pululan a nuestro alrededor como luciernagas, en realidad, nos utilizan lanzando todos sus cantos de sirenas, para conseguir las copas grátis y al final, salir del local colgadas del cuello de alguno de aquellos sátiros que cesaron de bregar en el intento con nuestras compañeras, (claro que siempre hay la ocasión de verlos a ellos del brazo de las lobas como tiernos corderitos camino del particular cadalso).

Visto lo visto, alguien pensara que la solución esta en unir vida social-sentimental-sexual-marital con la laboral, cierto? Craso error!...., las relaciones de pareja entre compañeros no siempre son lo fructíferas y satisfactorias  que se puedan esperar. Esta bien demostrado que los malos entendidos, los celos y las envidias a causa de una mirada, un comentario picante una caricia al servir o un beso lanzado al aire por puro coquetismo con la clientela y sin ánimo de más (o quizas si?) afloran y arraigan con tal fuerza que son capaces de demoler los pilares más fuertes que pueda tener Amor ( he sido testigo en demasiadas ocasiones).








 Alguien dijo "El amor sólo dura tres años", y la verdad es que en general no estaba muy despistado ( o quizas era camarero?). Yo mismo lo he sufrido en mis propias carnes, aunque... para ser sincero he de confesar que todo y siendo relaciones cortas, fueron intensas, sentidas, deliciosamente torridas, plenas y siempre sinceras.

Por otro lado, y cambiando de tercio, tambien estan los amores de barra. Un caso aparte. Normalmente ocurren en periodos vacacionales en las barras de verano, y por lo general siempre entre turistas extranjeras medio borrachas y toda suerte de acechantes varones nacionales seguidores de la antigua tradición heredada de aquellos estíos sesentones de Paella, Toros y Sangria. Son aquellos que nacen entre risas y conversaciones ininteligibles por falta de idiomas y suplidas con mucha mímica, acabando en revolcones sexuales entre las arenas de la playa con el culo sonriendo a la Luna y en contadas ocasiones (las más desagradables para los que nos hemos visto obligados a ser testigos accidentales) acodados en la misma barra del bar o discoteca, con el vaso en la mano y la cara enrojeida y fruncida por el esfuerzo.(patético..., patético y más que patético!).



(aún así, las esperanzas nunca se pierden)

15 de marzo de 2012

GINTÓNIC St. PATRICK'S DAY




LLega un dia en que todo se pinta de verde, y a falta de un caldero repleto de oro y un Leprechaun en quien fijar la mirada para atraparle, preferimos conformarnos con buscar la felicidad en el fondo de las copas y bailar al son de la musica en el pub.

Para festejar este dia de la mejor manera; puedes brindar con unas deliciosas pintas de Guinness,










... tambien podeis optar por unas buenas copas de whiskey TULLAMORE DEW de 12 años...

... pero yo os propongo un gintónic especial para este dia, el Gintónic "St. Patrick's Day"



Ginebra Blackwood's Vintage . 
* Tónica Fever Tree.
* Hojas de Menta fresca y Hielo.




En una copa de balón, previamente enfriada con unas cuatro piezas de hielo y removiendo hasta conseguir la temperatura deseada, colocaremos hielo nuevo y unas hojas de menta fresca (no más de 4ó5, para no enmascarar en exceso la ginebra), que habremos golpeado entre las palmas de las manos, para extraer sus aromas. Serviremos 5 cl. de Gin Blackwood's Vintage (nunca más, dado que el exceso de ginebra no lo mejora, al contrario), mojando bien las hojas y dejando macerar unos segundos antes de servir la tónica utilizando la cucharilla trenzada y de este modo no romper el carbónico.




Sólo nos quedara, disfrutar brindando en buena compañia escuchando a Rory Gallagher, The Commitments, U2,  o The Cranberries.!!!

(y no olvides de hacer flotar el trebol en la copa!!)

ENTIENDES... o no ENTIENDES??




Ciertamente, trabajando detras de la barra pueden ocurrir infinidad de situaciones a cual más surrealista, divertida, peligrosa, bochornosa, cómica, desagradable, patética, o inverosimil, etc, etc, etc.

Mirando una vieja pelicula de los Hermanos Marx y sus delirantes dialogos entre Groucho y Chico, (que más que dialogos eran verdaderos lances freneticos de una esgrima de dialectica alocada, delirante y sublime), me han traido a la memoria una de esas situaciones de las que antes hablaba.


La acción transcurrió en un pequeño bar de copas lleno hasta la bandera y con la musica por encima de las conversaciones, de modo que para poder entenderse, te ves obligado a hablar a gritos a la oreja de tu interlocutor. Despues de servir a unas chicas vestidas como Lolitas salidas del libro y que no cesaban de chupar las piruletas con tanta lascivia que daban risa, se acercó un muchacho delgado y bien parecido. Me hablaba pero yo no podia entenderle. Le hago señas para que se acerque más a la barra mientras yo hago lo mismo. Le atraigo la cara hacia mi para poder hablarle directamente al oido y le pregunto alzando la voz con mi boca pegada a su oreja ".- Que vas a tomar?". Me pide un vodka con limón y mientras lo sirvo, utilizando el mismo truco para hablar, me dice ".-...entiendes?". ".- Si claro, entiendo" le contesto sirviendo la copa. En ese mismo momento, se acerco Miguel, mi compañero en la barra y directamente al cliente le soltó con cierta prisa".-No! No Entiende". Sorprendido y algo molesto, le increpé algo  así:

.- ¿Como que no le entiendo? Claro que si le entiendo!...
.- ¿Pero no lo entiendes?. Tu, no Entiendes...
.- Ahora si que no te entiendo.... se puede saber que es lo que no entiendo??...
.- Que tu, no Entiendes...
.- No, no entiendo ¿Que es lo que no entiendo?!!...
.-¿No lo entiendes?.... Tu, no Entiendes.... ¿lo entiendes ahora?
.- ¡Pero qué hay que entender?...Mira, que te compre quien te entienda, porque yo ya no entiendo si lo entiendo o no lo entiendo!!...

A todo esto el muchacho parece ser que nos miraba como quien ve un partido de tenis y aprovechó la ocasión para meter baza y preguntó confuso, ".-¿Entonces, Entiendes o no Entiendes?", a lo que yo, aburrido de ese dialogo de besugos en el que no entendia nada de lo que creia que era una broma entre ellos y más que cabreado, les solte a los dos, ".- Anda y que os den por culo!!! Yo, ya  no entiendo nada!!" y me dirigí al otro lado de la barra a seguir sirviendo mientras la cabeza me daba vueltas.

Miguel hablo algo con el muchacho, que de tanto en tanto me miraba y se sonreia. Aquello me cabreo aún más. Estaba a punto de volver para enfrentarme a el pensando que se burlaba de mi, cuando Miguel me hizo un aparte y me lo explico todo.

".- Joder, mira que sois rebuscados, ¿eh?" le espeté molesto, ".- Que le costaba decirme que era Gay?... La verad es que no hay quien os entienda!!!"


(¿Lo has entendido?...yo les entiendo.... aunque No Entienda)


9 de marzo de 2012

CONFESIONES EN LA BARRA DEL BAR.



Primero y para dejar las cosas bien claritas:

En la barra de un bar servimos copas, combinados y cocteles, pero NO nos quedan ni Absoluciones ni Extremaunciones!

"....uff... Bien, grácias... ejem..".

La cuestión es que se confunde demasiadas veces al Barman con un padre confesor, sin importarles demasiado si somos agnósticos, laicos o budistas, ( y ya no hablemos de nuestra intimidad y horario laboral).



A lo largo de mi ámplia experiéncia escanciando licores y lustrando cristalerias he tenido que sufrir muchas (demasiadas) sinceraciones molestas y desagradables que hubiese preferido poder ignorar. De hombres y mujeres; porque en esto puedo dar fe que no existe discriminación sexista, aunque admito que por número siempre ganan los hombres. Borrachos la mayor de las veces y totalmente serenos la peor de ellas. Unas veces despotricando de sus superiores o de los propios compañeros de trabajo, otras dando lecciones de como se tenia que haber dirigido el último encuentro de futbol (que nunca ví, dado mi inexistente interés por dicho deporte) Crucificando con escarnio a el sexo opuesto por multitud de absurdas razones. Vilipendiando a la propia mujer o marido con denigrantes afirmaciones. En panfléticos discursos politicos de todas las opciones y colores, en los que prefería esconder mi verdadera militancia bajo una neutralidad Helvética por educación profesional. En inquisitorias cazas de brujas y  retrogradas reflexiones sobre la identidad sexual de aquel o aquel otro. Sufriendo ser el incómodo invitado de piedra forzoso de los fogosos devaneos entre promíscuos infieles a sus respectivas parejas (por supuesto, aquí siempre prevaleciendo mi total discreción)... y ya no hablemos,  de las prepotentes y erroneas lecciones de cocteleria hechas por sabios de medio pelo, enteradillos jocosos o directamente egocentricos ilustrados.

Siempre he sobrellevado estoicamente tan desagradables situaciones con una sonrisa, asintiendo en silencio y procurando tener las manos ocupadas para dar a entender mi distanciamiento sin ofender al interlocutor (aunque mejor deberia decir monologista, ¿verdad?). La cuestión es que en todo momento he procurado mantenerme al margen, aunque no siempre es posible y cuando esto ocurre, ocurre lo que ocurre...  


Como aquella noche en que no soporte más el sinfín de quejas de un solitario bebedor, amargado porque su novia le habia dejado, que  comenzó a alzar la voz desde la esquina de la barra, quejandose en una conversación con un invisible interlocutor, acusandome de servir garrafón, tratando a todas las mujeres de putas, responsabilizando a los inmigrantes de todas sus desgracias, culpando a sus compañeros de trabajo por haberle despedido y amenazando con "... hacer una locura..." (según decía el antes de beberse el whisky de un trago y pedirme otro).


Saque la garrafa de lejia que guardaba debajo de la barra para fregar el suelo, y poniendola encima de la barra ante el, le dije bien alto: ".- Si quieres suicidarte, aqui tienes, ya estoy harto de aguantar tanta estupidez. Y deja de amargarnos la noche a nosotros que no tenemos la culpa de que seas tan gilipollas!". Ante la sorpresa de mi reacción y el silencio que se originó entre los demas clientes y que sólo rompia la musica que sonaba por los altavoces; el hombre sacó un billete, pagó y salió por la puerta mirandonos a todos con cara de estupefacción mientras sonaban vitores de alegria y aplausos entre los clientes y la garrafa volvia a su sitio.








(todavia lo sigo viendo, medio borracho por las calles, hablando solo y amenazando con suicidarse)

3 de marzo de 2012

ANTE TODO... MUCHA CALMA, POR FAVOR.




Ser Camarero es una profesión que se puede aprender en Escuelas y Academias de Hosteleria, con reputados y galardonados profesores,  Barman's, Bartenders, Mayordomos  y  Sommeliers que nos instruyan en teórica y práticas, en el buen hacer del servicio de comedor, en la perfecta manera de presentar el plato, en la elegancia y delicadeza a la hora de servir la bebida, en la correcta forma de abrir las botellas, en la exquisitez de vestir una mesa, en la correcta colocación de la cuberteria, la manteleria, la vajilla y la cristaleria, en la creación de una aceptable bodega, en la busqueda de creatividad e innovación personal en la confección de cocteles y combinados,  en el trato y la mesura correcta de confianzas a tener con los invitados, etc,etc,etc...

Por otro lado, tambien existe la posibilidad (cada vez menos frecuente, todo sea dicho), de que tal aprendizaje nazca de una propia inquietud por conocer, por saber el oficio; trabajandolo desde la posición del aprendiz. Pateando salas, salones y barras . Absorviendo las enseñanzas de las mismas fuentes y en el constante ejercicio de sus funciones. Trabajando codo con codo, con los "maestros", poniendo en práctica todas sus lecciones y asimilando, tanto sus conocimientos, como su estilo propio, moldeando así, aquel que nos hará distinguirnos como enseña personal, consiguiendo a su vez, comprobar in situ el satisfactorio resultado del trabajo bien hecho y ascender en nuestra categoria de especialización por méritos propios.

Tampoco se debe esperar que los camareros seamos especialistas en alergias alimentarias, o doctos maestros en la producción de destilados, "Gorilas" pseudo-agentes de seguridad, psicologos terapeutas, ATS's diplomados, graciosos cómicos, payasos infantiles, puericultores, videntes o metereologos sabelotodo. Somos Camareros, señores. Personas con una profesión dedicada al servicio de la hosteleria.

 Como muy bien me dijo un viejo mayordomo una vez, de cuya frase yo he hecho mi Mantra personal, "... Recordar bien que nosotros somos Sirvientes,  que no Siervos..." 




Independientemente, de si se ha "Estudiado" o "Trabajado" la profesión, es bien sabido que el trabajar de camarero no requiere de esfuerzos mentales sobrehumanos, o de una exclusividad sobre ciertos indices de inteligencia. Eso si, tan solo es necesario el espiritu de aprender, de querer saber, de interesarse por asimilar más cada dia y de un mínimo de agilidad mental para observar el entorno. Aunque no siempre ocurre, y cuando eso pasa, el cielo se desploma de golpe!!!.... como aquella noche en que, durante una sesión de prueba a una camarera nueva, una chica alta y estilizada, de dorada cabellera, unas uñas perfectamente alicatadas, exhuberante pecho y deliciosa cintura ceñida en un escueto y  elástico vestidito negro (muy mona ella), se acerca a mi en medio de la refriega de copas y sedientos clientes y me suelta, (con  un dulce acento porteño): ".- Me han pedido DOS JBCOLAS..., ¿eso que trago es?"  ¡¡¡¡ ... !!!!


(Lo juro ante las sagradas escrituras, señoria!!)