2 de febrero de 2012

PORTEROS o CANCERBEROS ??


El portero, ese gran desconocido. ¿Portero o Cancerbero?

 Cuando se les nombra, siempre se nos viene a la cabeza la imagen del tipico tópico esteriotipado del cachas de gimnasio, con una proporción inversamente relacionada entre el cerebro y la masa muscular, con cara de pocos ( muy pocos ) amigos, vistiendo ceñidas camisetas negras que denotan aún más su infinita personalidad rebosante de esteroides y con el sempiterno chisme ese en la orejita a modo de "pepito grillo" y aunque no dudo que de estos los hay, tampoco se puede asegurar que todos sean iguales, yo doy fe de ello. Ni todos los empleados de seguridad son cancerberos descerebrados, ni todos los clientes son desvalidos corderos en matadero, dejemos las cosas claras.

 De aquellos años pasados en los que emulaba a San Pedro, "a las puertas del paraiso" seleccionando las terrenas almas que podian acceder a traspasar las puertas, a los actuales, se ha cambiado mucho ( una barbaridad!). 

Por entonces, en general, vestiamos trajes oscuros con corbata y en algunos locales teniamos la obligación de vestir esmoquin. Recuerdo que a diferencia de ahora en que existen verdaderos ejercitos estrategicamente distribuidos; antes,normalmente los porteros eramos los mismos que nos encargabamos de dar una vuelta por la sala, de tanto en tanto, para controlar al borracho de turno, para  que no se metiera con las camareras ni con los clientes, disuadir los roces entre novios celosos y solteros deseosos de femina ajena y poco más. No habian muchos altercados importantes ( hablo por experiencia propia) y eso tambien hay que decirlo, gracias a la labor de selección que ejerciamos en la puerta. Siempre premiaba más el savoir faire que la fuerza bruta. Por muy borracho que estuviera el interlocutor, o a pesar de que su indumentaria o su aspecto fueran muy distantes de las que la empresa aceptaba y acogiendose siempre al derecho de admisión, se les trataba de "caballero" y "señorita" (independientemente de su condición, edad, raza, religión...). Era curioso como conseguiamos desarmar al enfurecido ".- ¿...y por que no puedo entrar.... eh!? ¿que pasa... es que mi dinero no vale, o qué?!¿quien eres tu para decirme que no?, joder!" con un tono de voz calmado y suave, hablandole con extrema educación a pesar de sus berridos y bravatas y no cruzando la mirada con el... ".-Aforo limitado, caballero. Por favor, si tiene la amabilidad de apartarse? gracias".

Evidentemente teniamos mala fama (creo que eso es inherente a la profesión) pero, a pesar de que tambien habia quien ejercia erroneamente y sin tener condiciones para ello, no eramos tan malas bestias como se nos pintaba.

A lo largo de mi amplia y experimentada vida laboral en este mundo nocturno, he visto trabajar a muchos y he trabajado con muchos compañeros. A aquellos que solo saben imponerse por la física pura y dura prefiero olvidarlos, en cambio, a los que saben hacer bien su trabajo y asi lo hacen cada noche.... mi más sincero aplauso ... CLAP, CLAP, CLAP!!






(hay que entender que tampoco es un trabajo muy grato... pero es necesario.)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada