31 de enero de 2012

"CATEDRATICOS" DE BARRA.



Entre el amplio y variado elenco de asiduos bebedores de un bar, existen multitud de tipos de clientes: los solitarios, los timidos, los sociables, los lapas, los sibaritas, los chistosos, los salidos, los gorrones, los escandalosos, los "melobebotodo", los snobs, los fashion victims, etc, etc..., y entre todos, (cada cual con sus manías) al que realmente odio con repulsión, es al SABELOTODO, al CATEDRATICO, como le llamo yo.

Entiendase como cliente CATEDRATICO o SABELOTODO, a aquel que sabe más que nadie y por supuesto que el propio Barman. Es el tipico hombre (se dan muy pocos casos de mujeres, supongo que por su desarrollada inteligencia y educación?), que cuando pide un café, un combinado o un coctel, siempre le encuentra pegas a como lo elabora el Barman en cuestión y ademas, se precia de darle clases de como ha de hacerse y hasta, a veces, ridiculizarlo pretendiendo hacerlo el mismo con "... mira y aprende...".

Por norma, por educación y respeto, siempre me he callado ante ese tipo de aseveraciones "... en realidad se hace de otra manera...",o " si, bueno, pero para hacerlo bien, tienes que..." y por supuesto, " ... la manera correcta es..."; pero aquella noche me habia mordido demasiado la lengua y a la primera ocasión de devolverle la bofetada, no pude reprimirme de aprovecharla  (con elegancia,... siempre con elegancia).



Les servia un par de Gin Fizz mientras el les daba a sus amigos una conferencia de como deberia haberlo hecho en realidad con comentarios del tipo  "... aunque, bueno..., se podra beber, supongo.." entre risitas sarcasticas. Prepare un Ron Cuba Libre escuchando como se quejaba de que utilizara angostura (solo dos gotas) "...eso en realidad solo lo hacen para quedar bien, pero sobra..." decia de espaldas a la barra imaginando que yo no lo oiria; y acabe con dos Gintónics enfriando previamente las copas removiendo el hielo y decantando el exceso de agua, condimentadolos con unas virutas de pepino (que conseguia de una especie de maquina sacapuntas), macerandolos con un par de vueltas y añadiendo la tónica con suavidad ayudado por la cucharilla trenzada;  mientras el "catedratico" se vanagloriaba de erudito diciendo que en realidad lo del pepino era una moda absurda,  una tonteria innecesaria  y que la mejor manera era tirar la tónica agujereando la chapa con un punzon y provocar una erupción en la copa como hacian en no se que local de la capital, "... para que se mezcle mejor..." aseguro pomposamente.


En el momento de pagar, me alargó la mano con la Visa Oro, sin ni siquiera mirarme y siguiendo con sus  catedras de SUMMA CUM LAUDE en cocteleria dedicandole miraditas a una de las chicas del grupo que sostenia uno de los Gintónics entre sus manos.

Aprovechando la ocasión, mientras el datafono esperaba la respuesta, le explique a la atractiva muchacha y al grupo en general: ".- Para realzar el sabor de la ginebra he aderezado con virutas de pepino, cosa que le da más frescor y es, por otro lado, uno de los componentes de la destilación; y le he añadido la tonica con cucharita trenzada para no romper el carbónico de la misma y asi no desbravar la bebida y perder todo el encanto (como equivocadamente , algunos hacen por puro espectaculo). Espero que lo disfrute.",  con un intercambio de sonrisas y su aprobación. Seguidamente, me dirigi al "catedratico" y con el semblante neutro y vocalizando cada una de las palabras para que se me entendiera perfectamente, alcé la voz: ".- Su tarjeta ha sido denegada, caballero! ", provocandole un bochornoso chorreo de bromas de todo el grupo mientras yo paladeaba en silencio la dulce venganza .






(siempre hay sabios, sabiondos, resabidos y cagamandurrias)



30 de enero de 2012

GOGO's... a gogó!!!



Siempre risueñas, divertidas, animando con sus movimientos y sus bailes para deleite de todos y todas, con sus cuerpos exuberantes, con sus sensuales vestidos ( cortitos, cortitos) con el frenético vigor que no cesa durante toda la noche, derrochando su alegria a la concurrencia. Asi son ellas, las Gogo's.

No hay discoteca o sala de fiestas que no se precie de tener un  equipo de bailarinas y bailarines, de cuerpos cincelados en interminables horas de gimnasio, animadores del sarao con sus pases de baile. Yo he conocido a muchos y muchas, a lo largo de mi amplia vida laboral en el nocturno mundillo de la hosteleria del espectaculo. Matrimonios con hijos, parejas homosexuales, otros que tambien lo son pero no son parejas, chicos que compaginan los estudios, principiantes aspirantes a modelos de moda, azafatas de vuelo con sobre sueldo, alumnos de bailes de salón o simples aficionados y aficionadas con mucho mérito.



Tienen la dificil misión de elevar el estado de ánimo de la parroquia, invitando a bailar y divertirse,  sin perecer en el intento... si, si, he dicho sin perecer , porque lo que deberia ser un trabajo más, casi siempre es algo más que un trabajo, una gran batalla consistente en esquivar las manos ansiosas de babeantes energumenos que se  elevan peligrosamente en busca de su presa, como si de ordas de zombis salidos de una pelicula de terror se trataran.

Gracias al hecho, de que por lo general estas bellezas desempeñan sus labores subidas a prominentes podiums, para deleite de todos y a dos factores importantisimos que consiguen que las sangres nunca llegan al rio y todo se reduzca a un monton de lascivas miradas y el lanzamiento de obscenas proposiciones vocalizadas torpemente entre los efluvios alcoholicos y los excesos de testoterona, apenas perceptibles en gran medida al volumen de la estridente musica ( por llamarla así), todo queda en un monton de anecdotas. Uno,  la inestimable ayuda de esos armarios roperos que pululan por las salas, con el gesto austero, oteando continuamente los horizontes con sus indivisibles audifonos, llamados "Seguridad" (merecen un capitulo a parte) y otro, la inefable pericia que demuestran las novias, mujeres o parejas en dar en el momento justo y en su justa medida, ese golpe conejero, comedido y  certero que consigue extraerles del canto de sirenas y devolverles a su ya malherida realidad.



( Se mira.... pero no se toca!)


26 de enero de 2012

AQUI... TODOS PAGAN LO MISMO!!


Aquella tarde para aprovechar el dia libre me dedique a callejear sin rumbo fijo y por el simple placer de descubrir la ciudad a cada paso deambulando por las calles del casco viejo admirando los pequeños tesoros que siempre se esconden entre estrechas calles,  viejos portales y pintorescos comercios.

El paseo me llevo a las puertas de un presioso cafe que rezumaba historia a traves de cada piedra, cada elavorada columna, cada vieja silla, cada mesa de marmol, y toda la amplitud de la barnizada barra que acogia y arropaba a los parroquianos con un especial atractivo.

Daba gusto entrar en la fresca penumbra del local despues de la caminata a pleno sol veraniego. Me invadieron los aromas de añejo, de vino, vermuth y café acompañados del rumor de los pocos clientes que a esa hora se encontraban sentados compitiendo por ganar la baza de la partida de dominó mientras un joven camarero, con plateada bandeja bajo el brazo y vestido con chaquetilla blanca (como antaño en tiempos de nuestros abuelos!) no se perdia ni un movimiento.

Por un momento, olvidé por completo que estaba en tierras del Cantábrico y al preguntarme el muchacho que deseaba tomar, le conteste ".- Un Suau, por favor",refiriendome a un refresco a base de café, tipico del sur de Catalunya,  que en los calurosos dias de verano le habia visto tomarse a mi padre, evocando a sus propios recuerdos de infancia y que extrañamente aquel ambiente me incitó a emular y no pude por menos que pedir. Aquel pobre adolescente, que seguramente se sacaba un dinero con este trabajo veraniego, me miro extrañado y me pregunto frunciendo el ceño ".- Un.... ? que, ha dicho.....?". Riendome de mi mismo, por mi propia torpeza, le aclare ".- Perdona, es culpa mia... veras, es un refresco que tomaba mi padre cuando yo era pequeño, se hace con un café -un poco largo- hielo, azucar y sifón".

Al chico se le cambió la cara, y con una sonrisa respondió ".- Aaaah!... bien, enseguida, señor". Se dirigió a la barra y preparo el café en una de esas preciosas máquinas antiguas, de palancas de embolo, que realzaban aún más la sensación de estar en una pasada epoca, esperando ver entrar por la puerta giratoria a cualquier poeta de la generación del 27 para sentarse en animada tertulia.

Una vez me sirvio el café con un vaso lleno de hielos a parte y un sifón de aquellos de redecilla metalica (otra joya de anticuario), le pregunte cuanto le debia.

Por un momento el pobre camarero se quedo dubitativo y ante las dudas opto por girarse hacia la barra y preguntarle al encargado ( o propietario) del local a viva voz ".- Jefe!... ¿cuanto paga el "suau"?!..." Al momento salió por la puerta cubierta con una cortinilla de cuentas, que se encontraba detras de la barra dando acceso a una cocina  en plena ebullición y ajetreo de cazos y pucheros con aroma a cocido y tortilla de patatas, un orondo cocinero de ojos saltones con enormes bolsas en los parpados, descomunal papada y un labio inferior desmedido que  me recordo algo a un besugo, vestido con un sucio delantal y secandose las manos en un trapo, que quizas en algún momento fue blanco e inmaculado, y con cara de asombro e incredulidad por la extraña ocurrencia del chaval, vocifero ".- SUDAOS, SECOS O DUCHAOS, ...AQUI TODOS PAGAN LO MISMO!!"

(lo admito, yo fui el culpable.... pero como me rei!!)



24 de enero de 2012

APRENDE A BEBER, PRIMERO!!


Nunca he entendido esa mania a beber como quien corre un sprint olimpico. Parece que la unica meta es ingerir las mayor cantidad de alcohol en el menor tiempo posible, tragar las mezclas más inverosimiles y acabar casi en coma etílico llevado a rastras por dos compañeros o compañeras que estando en similar estado, sino  peor, se van riendo de su propia borrachera y los continuos tropiezos contra paredes y piedras inexistentes para acabar vomitando en una esquina o detras de un sucio y maloliente contenedor de basura.

La verdad es que he visto beberse las combinaciones más estramboticas y repugnantes que puedan existir (pero siempre por expreso deseo del propio cliente, que me aleccionaba en la preparación del brebaje ante mi incredulidad y aborrecimiento muy bien disimulados, al fin y al cabo se lo iba a beber el, no?).

Otro apartado, es el de la propia incultura de algunos clientes en las formas, usos y costumbres a la hora de beber y disfrutar (siempre con moderación) de un buen vino, coctel o combinado preparado y servido con la liturgia que le corresponde (porque, dejemoslo bien claro, la barra es el Altar, los clientes los Feligreses y el Barman el Oficiante). En estos casos, cuando ocurre, siempre me sorprende que, aquel a quien le presupones un cierto criterio, acaba decepcionandote estrepitosamente rompiendo tu fe.

Aquella noche, se me acercó a la barra la más atractiva de las tres chicas que bailaban juntas atrayendo las lascivas miradas de lobos hambrientos que no cesaban de lanzar los cuatro babeantes solteros en busca de plan que se acodaban al final del bar. Con una dulce sonrisa y una provocadora mirada repasandome de arriba a abajo ( eso, me alegro la noche! para que vamos a engañarnos?), me pidio ".- Ponme un gintonic, por favor" volviendo a sonreirme, coqueteando. Le mostre la lista de las más de 30 ginebras que teniamos, para que me indicara cual preferia ".- No se.... ¿que me sugieres tu?" más coqueta aún mientras mi ego se disparaba como una botella de cava descorchada de golpe, ".- Estoy en tus manos", declaro con un mohin seductor, haciendome caer en sus redes. Yo le sugeri un Gintonic dulce de Brockman's aderezado con laminas de fresa, frambuesas y moras, combinado con Tonica Fever-tree y ella acepto con interes por la novedad.

Enfrié la copa haciendo girar los hielos con la cucharita trenzada varias veces en ambos sentidos hasta que el cristal cogio temperatura, decanté el resto de agua y los hielos semi derretidos para volver a poner hielo nuevo, mientras ella me miraba sonriendo coqueta y seguia con atención cada paso que daba. Corté el mejor fresón que tenia en ese momento en varias laminas, ayudado de las pinzas, deposité con cuidado un par de frambuesas y terminé con una mora cortada longitudinalmente en dos mitades y decorando el borde de la copa con un penacho de hojas de menta. A continuación, servi la ginebra con ayuda del jigger, elevandolo ligeramente para oxigenar como es debido y acabar sirviendo la tónica, suavemente y sin prisas, ayudado de la cucharilla trenzada para no romper la burbuja del carbónico.
".- Aqui tienes" le dije mientras le presentaba la copa, cuando... ante mi estupor, cogio un par de cañitas negras del vaso dispensador que tenia a su lado y comenzo a remover y batir freneticamente aquella pequeña obra de arte mientras sus amigas se sumaban al sacrilegio y bebian todas como sedientas arpias!!



(¿a alguien le suena aquello de "... como echarle flores a los cerdos..."?)

23 de enero de 2012

La "BOMBA de BELFAST" ...o el Chupito Vengador.


Aguantamos las continuas impertinencias preñadas de sobervia, las soeces insinuaciones a Mary, mi compañera de barra, las brabuconadas etílicas y salidas de tono a otros clientes, (amparandose  siempre por su condición de "vips"),  que no cesaban desde que entraron acompañando al propietario del local y que tras la primera ronda escurrio el bulto y desaparecio del mapa.

Siempre me ha sorprendido la relación " a mayor posición social, menor educación y civismo".

Vociferando, borrachos, entre risas idiotas, con la mano sujetando una copa de balón semi vacia despues de regar toda la sala por el continuo bamboleo en un absurdo y asincopado baile, se arremolinaron en la barra frente a mi para exigirme la última copa. El encargado estaba a mi espalda cerrando caja y me susurró con el mismo afecto que yo les prodigaba".- Ponles un xupito y que se larguen ya".

".- Un xupito y nos vamos todos a casa?" les interrogué en tono jovial esperando que se contagiaran de nuestras ganas por cerrar la sala.   ".-Xupito, xupito, xupito!!" corearon todos como una tribu de indios atiborrados de "agua de fuego". Prepare los vasitos en fila en la barra y pregunté ".- De que los quereis?" El que parecia ser el cabecilla del grupo me mira y dice ".- De lo que tu quieras,... sorprendenos!!". 

Le comente que sabia de uno que le llamaban "BOMBA de BELFAST" pero que quizas era muy fuerte y no les gustaría. ".- Ese, ese! pon las bombas esas!! nosotros lo aguantamos todo!!" brabuconeo mientras el resto coreaba ".-Bombas! bombas! bombas!". Me giré hacia Mary y le susurre con una sonrisa maliciosa ".- La venganza del xupito" con un guiño.

Prepare los vasitos con un ron especiado austriaco, STROH 80 ( con un 80% de alcohol) y la dulce crema de whisky irlandesa BAILEYS a partes iguales, mientras el grupo seguia coreando ".- Bomba! bomba! bomba!". Antes de que se los bebieran les advertí que eran muy fuertes y quizas mejor seria que lo dejaran estar (era una simple estratagema para incitarles más, cosa que hizo efecto).

Todos , se bebieron de golpe el xupito, con la misma pose de machos fuertes... todos, de la misma forma fueron reprimiendo las arcadas... todos, con la misma prisa salieron por la puerta.... y todos, aguantandose unos a otros, vaciaron las entrañas con la sensación de haberse comido ascuas y con los mismos retortijones, mientras Mary se abrazaba a mi soltando carcajadas.


(vigila como tratas al camarero.... te bebes lo que te sirve el....!!)


22 de enero de 2012

ENTRE "PUTAS" Y "CABRONES"


El oficio de Barman, requiere de una gran educación y discreción ya que acabamos siendo el paño de lágrimas de los clientes que sólo en ese momento de cierta conexión ( via etilico-afectiva directamente proporcional), nos abren en canal sus más reconditas entrañas personales. Tanto es así que en más de una ocasión he tenido que escuchar sinceramientos envueltos entre efluvios alcoholicos que hubiese preferido no saber nunca, pero ya que el feligres de turno ha encontrado la paz interior vomitandomelos ( algunas veces, muy desagradables por cierto, han sido literales), yo aplico el secreto de confesión y... EGO TE ABSOLVO A PECCATIS TUIS... SANCTA SANTORUM etc, etc..., pero en algunas otras ocasiones,  han servido para abrirme a mi los ojos de la cruda realidad de la verdadera esencia del individuo que creia simpatico y quizas afín, descubriendome lo muy errado que estaba y cuan lejos nos encontrabamos ambos en el plano ideologico, educativo y social en general. Era en estas ocasiones cuando yo no me mordia la lengua ni asentia con falsa complicidad y por el contrario me despachaba a gusto mostrando mi descontento, mi linea de pensamiento y mi ideologia ante lo que yo consideraba que estaba directamente opuesto y enfrentado.



Mientras preparaba un Cosmopolitan, Fede me apremiaba ".- Ponles otra ronda a esas, que ya las tengo en el bote!", refiriendose a un grupo de tres universitarias pijas que ya se habian bebido tres rondas grátis a costa del pobre pagafantas, ".- Esta noche me las hago, jajaja " fanfarroneando como macho iberico del Cretaceo ".-La verdad es que te saldría más barato pagar a una profesional" le conteste en confianza, mientras le servia el Cosmo a la chica morena de ojos verdes, enfundada en un ajustado traje tubo de lamé negro con tirantes i falda a la mitad del muslo y largas piernas vestidas de transparente seda negra y zapatos con un vertiginoso tacón de aguja, que me sonrio con un delicioso mohín en los labios, tentadoramente perfilados y que se encontraba sentada a solas al final de la barra, buscando el móvil en las profundidades del enorme bolso negro .

".- Yooo?!... Yo nunca pago!" casi me grito, mientras me hacia gestos para que me acercara a el para hablarme en privado. ".-Oye,... ¿esa tia parece una puta, no?" sentenció, soez y en tono despectivo   ".- Bueno, almenos con ella conseguirias lo que no consigues invitando gratís al "trio LA-LA-LA",  le conteste algo ofendido por su falta de  tacto. Escandalizado, me vuelve a hacer señas para que deje de limpiar la bruñida barra de caoba y me susurra en un ahogado grito a la oreja "Pero, tio!! ¿como puedes dejar entrar a putas en el bar?" dijo, ".-...que hundes el caché!!".

La verad es que Eva (así se llamaba) era puta, si ¿y qué?. Ella misma me lo dijo la primera vez que entro para tomarse un Mojito mientras esperaba a alguien, que supongo la contrató. Lo hizo, según me dijo, para aclarar las cosas y "... por si tienes algún problema, me voy y no  entro...?". Yo no tenia, ni tengo ningún problema con ella y su profesión, solo queria que no tomaran el local como lugar de alterne entre compañeras, pero siempre podría entrar como clienta, y así lo  acordamos. 
.

Me molestó tanto los prejuicios de mi "amigo" que no pude reprimirme; además, ¿por qué la juzgaba tan mal, cuando el mismo se refería a otras chicas con las que queria ligar como "zorras" entre risotas brabuconas de macho descerebrado? Se vanagloriaba de no pagar nunca... y en cambio, era el pagafantas de tres chicas que se irian entre risitas y besos al aire dejandole con las ganas.

".- La verdad, no veo cual es el problema? Aquí,  tambien dejo entrar a muchos gilipollas y a más de un cabrón" me desahogue con gusto sin dejar de pasar el trapo para limpiar los cercos de vasos y botellas y retirar el cenicero de Eva con una sonrisa, mientras ella me correspondia con otra.


(que vergüenza de meapilas santurrones de mediopelo,... que vergüenza)

20 de enero de 2012

Gin & Golf

Flotaba el hilo musical con sutileza, para no romper el plácido silencio de los cuatro o cinco lectores que se encontraban ente las grises fotográfias enmarcadas de antiguos miembros del club de golf.

 Aquellos sobrios sillones tapizados de cuero viejo, las paredes forradas de madera, la suave luz que atravesaba los ventanales decorados con pesadas cortinas y la mullida moqueta que amortiguaba los pasos como si se andara entre algodones y todo envuelto con ese aroma a madera barnizada mezclado con el perfume del café y el cognac daban una cierta sensación de paz y perfección.

La tarde era tranquila y sin demasiado ajetreo, un par de  cafés ".- ...pero que sean bien ristrettos, ¿eh?"... quizas algún cognac francés servido con calma y con el cuidado de calentar lo sufiente la copa... otro Malta de 18 años ("...ya lleva cinco! menuda cogorza debe tener?...")... y un par de gintónics bien trabajados...

Los clientes habian buscado cada uno una mesa separada de las demas para mantener su privacidad dentro del espacio común del salón,  y comodamente recostados entre los mullidos cojines, leian tranquilamente algún libro o  los periodicos con toda parsimonia y en el más absoluto silencio, solamente interrumpido por el monotono rasgar de las hojas al pasarlas, o quizas, el tintineo de las tazas de café y vasos cuando los secaba y recolocaba en la barra, cuando en un instante, toda esa paz se truncó con la rapidez de un rayo !!

Un estruendo de cristales rotos me hizo reaccionar, girandome con rapidez hacia mi novato e inexperto compañero, creyendo que ya habria hecho pedazos media cristaleria. Lo vi agachado recogiendo los restos de lo que se suponia que era la copa de un Gintónic aderezado con twist de lima, limón y naranja, mientras el empapado cliente, sentado aún frente a la cristalera que se abria al campo de juego, procuraba secarse con las páginas del periodico. Salí de la barra, apresurado, con la intención de ayudarle y excusarme por la terrible torpeza de mi ayudante ( al que pensaba aleccionar en privado en el office) cuando me percate de mi error, al ver el agujero que tenia la cristalera y la pelotita blanca que sostenia el muchacho entre dos dedos y me mostraba en silencio con cara asustada, a modo de justificación.  


Al parecer, algún jugador (mucho más torpe e inexperto aún) no supo diferenciar el "Hole" del "Hall" a la hora de embocar desde el "Tee", atravesando la cristalera en el preciso instante en que el camarero sostenia la copa en alto para servirla, haciendo diana y por consiguiente, la inesperada ducha del socio y el susto morrocotudo del pobre muchacho.


Indique al tembloroso ayudante que se retirara al office para fumarse un cigarrillo y recobrar la calma mientras trataba de ayudar al caballero. ".- Cuanto lo siento señor! si puedo hacer algo..." balbucee, a lo que me contesto con toda la flema britanica ".- Si es tan amable, le agradeceria una toalla seca".


(calma,... ante todo mucha calma)

19 de enero de 2012

FIESTA GITANA


Hacia una semana que se daba por terminada la temporada de Verano, pero el hotel seguia lleno hasta la bandera. Entre los grupos de jubilados del IMSERSO y las contrataciones con los tour operadores de grupos alemanes y franceses  más las reservas particulares de aquellos que preferian esperarse unos dias a hacer las vacaciones y así beneficiarse de la rebaja de tarifas, daba la sensación que la temporada no acababa nunca.

Despues de la vorágine estival de abrir todas las noches el Pub-Discoteca en una perpetua fiesta, ahora solo se hacia el fin de semana y  visperas de festivos, así que me sorprendió un poco cuando me notificaron (con urgencia, siempre con urgencia) que debia abrir la Disco para una fiesta privada de unos clientes esa misma tarde. La responsable de bares reorganizó, deprisa y corriendo,al escaso personal que le autorizaba la dirección en base a las previsiones, entre "juramentos" y "sentencias" (como siempre) para coordinar los horarios. A mi, la verdad, es que lo prefería; así podia salir de la monotonia soporifera de las tazitas de agua caliente y la infinita paciencia (que se nos agotaba), para lidiar con la manada de octogenarios desbocados como niños en parvularios durante el baile.

Camino de la Discoteca, (que se encontraba en el sotano, debajo de la piscina), vi que habian colocado unos cartelitos con una flecha marcando el camino por los pasillos y en las escaleras de acceso:

PUB-DISCOTECA
RESERVADO
Familia CORTÉS
<-------------

Algunas clientas con las que me cruzaba me preguntaban, excitadísimas ".- ¿Es verdad, esta el Joaquín aquí?"... ".- Oiga, oiga....¿a que hora es el espectaculo?"... ".- Guardeme una silla, guardeme una silla!!" a lo que yo les respondia, condescendiente, lo único que sabia: ".- No, no,... disculpen,... lo siento pero no hay espectaculo, es una fiesta privada". Una vez estaba todo en orden; las luces encendidas, el Aire Acondicionado (aquella sala era una sauna en verano a caausa de la humedad), el hielo, limones etc... y la musica ( que para ahorrarse personal tenia que poner yo mismo ademas de servir la barra), entraron por la puerta el Director de Restauración acompañado de cuatro señores orondos vestidos con camisas de diversos estampados desabotonadas hasta el ombligo, mostrando toda su pilosa existencia, seguidos de una cohorte de mujeres y niños de diferentes edades  que inundador la sala casi al completo.

".- Estos señores han reservado la sala para celebrar un cumpleaños" me dijo el director en un aparte mientras la familia Cortes admiraba cada rincón como si estuviesen en un Museo. ".- No hay contrato de barra libre ni cargo en habitación... " (que raro, pense) "...así que tienes que cobrarlo todo en efectivo".

Al parecer, la familia Cortes era evidentemente la familia Cortés... pero no la del bailarín: eran una familia gitana que, se deslomaban durante todo el año a trabajar en mercadillos vendiendo ropa y fruta por la geografía española, para darse unas merecidas vacaciones durante 15 días. (menudo chasco para las curiosas abuelitas que se asomaron a la puerta en espera de poder ver al bailarín Joaquín).

Muy amablemente, los patriarcas me pidieron cuanto valia un "Güijqui", sentados en la barra mientras el resto de la familia ocupaba la pista y los sofas que la rodeaban. Servidos y cobrados, algún chavalín le susurraba algo al oido a su padre y este, alzaba la voz ".- Ponle una coacola al crio"... o..."dale una naranjáá" pero..... nada más ( y eso que eran casi un centenar entre hijos, madres, primos, tias, abuelas y allegados). Acabada la copa, el patriarca me pregunta, algo inseguro, si se debía algo más. ".-No, esta todo pagado" respondí. Volvio a preguntarme, algo confundido, si toda la sala es para ellos, a lo que le indico que efectivamente, así era. Se levanto y dirigiendose a la puerta acompañado del resto de hombres me dice ".- Bueno,... ahi te los dejo... nosotros nos vamos. Luego volvemos a por ellos" y se fueron.

Una vez solos el resto de la familia y  yo,  esperaba que comenzarían a pedir para beber, se pondrían a bailar y traerian una tarta... o algo parecido, para celebrar el cumpleaños, pero en realidad lo que hicieron (despues de unos minutos de incertidumbre) fue decirme si podia quitar la musica, porque ellos querian escuchar la suya. ".-Claro" dije esperando que me dieran los CD's para ponerlos... y automáticamente se pusieron en corro a cantar a pulmón dando palmadas y sirviendose el botellón que habian traido en bolsas del supermercado las madres, tias y abuelas, mientras yo me quede con cara de tonto sin saber que hacer!!.... pero, en definitiva, ellos habian reservado la sala... ¿no?

(menudo botellón)

18 de enero de 2012

UNA BORRACHERA NECESARIA


Todos los inicios son dificiles, torpes, y plagados de tropiezos que nos amargan el camino, pero si creemos en nosotros mismos y  tenemos bien claro cual es el final que deseamos, a pesar del tortuoso viaje, llegaremos a buen puerto.... algo mareados, eso sí, pero a salvo al fín.

De la misma forma, fueron mis comienzos en la cocteleria. Recuerdo con cierto dolor residual, aún,  aquellos dias (más bien madrugadas),  en las que llegaba a casa con la cabeza en un Tiovivo a máxima potencia, el estomago en una alocada centrifugación y los sentidos en perpetuo estado de anestésia. Aquellas noches, a pesar de las apariencias, eran noches fructíferas de estudio y prácticas. 

Durante los meses que estuve trabajando en "La Carbonería", una cafeteria bohemia llena de amigos pintores, escritores, actores, estudiantes y gentes sencillas, enfrascados en una continua tertulia que no acababa nunca y se retomaba a cada noche, entre copas de un excelente Somontano, olorosas infusiones de te, aromaticos cafés y whisky de Malta, ron añejo, vodkas y ginebras, fueron el periodo más fertil de mis estudios en la combinatoria etilica.

Recuerdo con especial cariño aquellos dias; por lo bien que lo pase, por las personas que conoci (algunas lamentablemente se han quedado en el camino) y por las valiosisimas lecciones que me enseño Miguel, el propietario del local.

Cada noche al cerrar era una pequeña fiesta a la que estabamos invitados solo nosotros dos,".- Hoy vamos a aprender a hacer los cocteles clásicos" decia el sentandose en la barra con un cigarrillo y claro,.... a cada combinado tocaba probarlo!

Dry Martini, Mojito, Gin Fizz, Manhattan, Caipiriña, Cosmopolitan, Black Russian, Whisky Sour, Tom Collins, Ron Cooler, Sidecar, Negroni, Gimlet, Mai Tai, Daikiri,... todos y cada uno de ellos fueron desfilando por la barra en pareja, como si se dirigieran a la biblica arca.        ".- Este... esta muy bien"...".-Cuidado, no abuses del vodka que lo estropeara".... ".- Uuuuf!! ..este esta muy fuerte!"... y así hasta que el sol atravesaba, hiriente, la cristalera y decidiamos volver a casa (cosa bastante complicada en mi caso mientras que Miguel solo tenia que subir por las escuetas escaleras que comunicaban el bar con su casa en el piso de arriba).  

Aquellas madrugadas caminaba aguantando el equilibrio, zigzagueando (pero consciente de intentar no hacerlo, lo cual era peor) camino de casa entre los primeros transehuntes que se dirigian adormilados al trabajo arropados aún por el calor de las sabanas y sin duda prejuzgandome como un detestable borracho trasnochado "fiestero" de vuelta del After-Hours de turno, pero en realidad, aquel que caminaba como un imaginario funambulista ciego, dando traspies como un tentetieso por las calles y procurando no caerse al vacio imaginario de la pista de circo, era... un orgulloso estudiante aprobado con Matricula de Honor!! 

(con todo mi afecto en recuerdo a Miguel Fierro)

17 de enero de 2012

Las Abuelas y sus Hierbas Medicinales


".- ¿Me das una tacita de agua caliente?... es para unas hierbas que me ha recetado el médico".

Esta, es la frase estrella entre la población nonagenaria ( y no tanto) que  invadian las cafeterias del Hotel entre los horarios del almuerzo a la cena y entre la cena y el fin del baile. Cuiosamente se prodigaba por entre los presentes, transcurridos un par de dias de su llegada(y a veces desde el mismo dia del check-in).

La primera vez que lo escuche, pense que realmente deberian de encontrarse mal y les comentaba  preocupado (inocente de mi)   ".- Vaya, ¿les ha sentado algo mal en la comida? pueden pedir hora de visita con el Doctor en la recepción" pero ellas (siempre ellas) me miraban con una sonrisita de abuelita de cuento y decian ".- No, no te preocupes, son unas hierbas que me ha recetado el médico mio". Por supuesto, les serviamos el agua caliente en tazas de infusión y no cobrabamos nada.   ".- Gracias, hijo...aaah... que bueno eres" decian mientras se arremolinaban en las mesas para jugar sus partidas interminables, ruidosas como una troupe de gallinas y sumamente competitivas (menudas peleas por ganar!)

Jugaban, gritaban, aplaudian,  chismorreaban, se hacian fotos en todas las esquinas, nos pedian incansables, a cada momento, que les cambiasemos de canal en los diversos televisores que habia por el amplio salón, para ver los culebrones, las tertulias de chismorreos, el partido de futbol (eso más los hombres) etc..., y cuando ya se cansaban tras varias horas, o tocaba ir al comedor, o comenzaba el baile (un tema a parte el del baile) o simplemente estabamos recogiendo para cerrar la barra a la media noche; venian solícitas con la tazita del reves en el plato como una corte de monjitas en misa.
Por supuesto que con ese trajín de aguas calientes y hierbas medicinales, la cafetera no paraba de trabajar pero la caja se resentia, hasta que me fije en una pobre despistada que se olvido el cuerpo del delito, y al levantar la taza, descubri ...un sobrecito goteante de Manzanilla de una marca comercial que se vendia en el supermercado del pueblo!!.

Al dia siguiente, esperaba la llegada de la corte de abuelas y cuando comenzaron a pedir de nuevo ".-¿ Nos pones las tazas de agua caliente para nuestras hierbas medicinales, hijo?" les respondi alto y claro para que me oyeran todas (ellas y las que estaban sentadas) ".- Claro que si, y los sobres de Tila, o Poleo de los del Hotel ,¿verdad? que són mejores que los del super".

(la picaresca no tiene edad)



16 de enero de 2012

GRACIAS POR LA PROPINA... O NO?




A veces ocurren situaciones, que por cómicas,  absurdas y surrealistas, parecen sacadas del cualquier guión de una comedia de cine.

Esto me ocurrio en otra de las inefables Cena-Baile que se organizaban los sabados por la noche en el salón de banquetes del Hotel en el que trabajaba. Atendía mis tres mesas asignadas con una compañera en una noche que parecia ir todo rodado. Pasamos el Consomé, un Lenguado a la Meuniere y Solomillo con guarnición sin problemas y en perfecta armonia. Los comensales, que pertenecian todos al mismo grupo de una oferta de fin de semana por San Valentín disfrutaron animadamente de la musica entre plato y plato bailando en la pista ( lo cual nos facilitaba la recogida y el servicio, todo hay que decirlo). A la hora de presentar el Milhojas de Crema y Fresas de postre, nos repartimos las funciones y mientras mi compañera Jeanette servia los platos yo me dedicaba a pasar el cava uno a uno entre los comensales, (a diferencia del vino que dejabamos tres botellas en cada mesa).

En la tercera mesa, al servir a un señor bajito con la cara enrojecida del calor ( y del vino) con una flor en la solapa de la americana y una sonrisa contagiosa, me pasó un billete de 5€ con disimulo,  oteando a ambos lados y  casi susurrando ".- ¿esta bien así?" . Sorprendido por lo inusual, le dije  ".- Grácias, señor!", y seguí sirviendo. A los pocos minutos, el Maitre nos dijo que hiciesemos otro pase de cava por las mesas. Al llegar al caballero de la flor en la solapa (ya estaba algo mustia) se repitió la situación; yo le servia, el buscaba en el bolsillo y me pasaba otro billete de 5€ ( cosa que yo le agradecia), con disimulo por debajo de la mesa.

Por lo visto, el Maitre tenia excedencia de cava y decidió hacer un tercer pase. Al llegar a la mesa del caballero de la flor (... bueno, lo que quedaba de ella) volví a servirle esperando otra propina que engrosaria el botín a repartir con Jeanette, cuando el señor, me dice sacando un billete nuevo de 50€  ".- Lo siento pero no tengo más pequeño, ¿podria darme cambio?". Algo decepcionado (para que vamos a engañarnos) respondí ".- No se preocupe señor, no tiene importancia"., rechazando la propina, pero el señor insistió ".- No, no... cobrame ahora que luego no saldran las cuentas". Una lucecita se encendió en mi mente y comence a comprender. Aprovechando que estaba solo en la mesa (el resto de comensales estaban bailando como adolescentes en una fiesta de fin de curso) le comente que el cava no se pagaba a parte, que estaba incluido en el precio del cubierto, y con el mismo disimulo con el que el me lo dio, le entregue los 10€ con una sonrisa mientras el pobre hombre se quedo  un instante con la boca abierta ".- Aaaaaah..." y yo me apresure a llegar al office antes de soltar la primera carcajada.



(tal como vino..... se fue)

15 de enero de 2012

IMPRESENTABLES!?..... siempre los hay.



Los animales son como son y actuan por naturaleza por eso no se les puede juzgar por sus actos, pero los humanos ...? Se presupone que somos inteligentes, y educados (cada unos con los criterios y valores  que le hayan inculcado en el seno familiar), aunque siempre hay  excepciones, de esas que resultan sumamente desagradables por ser de los que  "meten la pata hasta el corvejón" y encima creen ser graciosos y tocados de razón.

Durante una Cena-Espectaculo más de las que ofrecia aquel Hotel de la provincia de Castellón, ( a 45 ó 50€ el cubierto),  tuve la desgracia de toparme, en la mesa que me asignaron, con uno de esos españolitos  "graciosillos" que parecen salidos de una pelicula de Paco Martinez Soria,  que solo le faltaba una minuscula boina polvorienta calada de lado y con el faldon del mantel a modo de servilleta anudada al cuello, mientras lanzaba piropos a gritos a las camareras... (con todo mi respeto, por favor, no me malinterpreten). En realidad, sería un nuevo rico a golpe de ladrillo o venta de melonar, que aún creia que estaba en esa epoca en que se idolatraba al cliente, hasta el punto de partirse el espinazo en dos por las continuas  reverencias de esclavitud que se prodigaban bajo la bandera de "El cliente siempre tiene la razón". ( yo siempre he defendido que se olvidaban de decir la coletilla final ".... menos cuando se equivoca").

Tras servir la Crema de Bogavantes con frutos del mar (que se acabó sorbiendo del plato), el Bacalao Ajoarriero con Verduritas (utilizando los cubiertos trinchantes de la carne) y el Medallón de Solomillo con Milhojas de patata ( que, por supuesto, intento cortar con la pala de pescado), llego la hora del Sorbete de Mango y Frambuesas mientras los camareros pasabamos con las botellas de cava para servir.

 Al llegar a su altura, por educación antes de servir, repeti la cantinela  ".- ¿Cava, señor?" antes de proceder. Como una exhalación, me agarro la mano que sujetaba la botella abierta, (provocando que casi se la vaciara en la entrepierna), a la vez que graznaba con toda sorna envenenada: ".- ¡¿No sera cava catalán, eh?! ...que se la lleven estos catalanes y se la beban ellos!!" riendose la gracia el mismo y buscando la aprobación de los abochornados compañeros de mesa. ".- Cuanto lo lamento señor" le dije manteniendo la calma ".- Es Cava Catalán,...  Freixenet Brut Barroco" mostrandole la botella ".- Ya me gustaría a mi llevarmela y disfrutarla, como catalán que soy, pero no se nos permite beber durante el servicio" respondí con desahogo contenido mientras  sonreian los comensales y se le encendia la cara de sonrojo al señor.



(que fácil es ser educado , la educación no cuesta dinero ni sabe de clases sociales)

14 de enero de 2012

Yo no me llamo Javier!!!


¿Los reconocen?... archiconocidos son estos dos personajes; que siendo prácticamente identicos, son en realidad dos sujetos totalmente diferentes y ademas (según su creador) no comparten ningún parentesco.


Por otro lado, ¿quien no ha oido jamas aquello de que todos tenemos un doble en algún lugar, ...¿no es cierto? Pues bien, eso mismo me paso una vez la primera noche que entre a trabajar en un nuevo local.

Al llegar y despues de conocer a la compañera de la barra en la que me tocaría trabajar, me disponia a organizarme en el nuevo espacio cuando se me acerca un tipo salido de un tarro de esteroides (era uno de los responsables de seguridad) ".- Hola Javier! queria decirt..... ¿tu no eres Javier, verdad?",  me dijo sorprendido ".- No, me llamo Oskar", respondí tendiendole la mano. Me presente y disculpandose se fue en busca de Javier.

 En el transcurso de la noche otros empleados me confundieron continuamente con el tal Javier, a lo que yo respondía siempre con extrañeza por la repetitiva confusión ".- No, yo no me llamo Javier...", pero el efecto de esta "dislexia colectiva" pasó fronteras hasta llegar a los propios clientes: ".-Hola Javier!!" me saludaban jovenes estudiantes universitarios vestidos para triunfar y bebidos para olvidar, chicas recien salidas de una revista de moda unas y totalmente trasnochadas, descoloridas y etilicas otras, (alguna intento tirarse a mi cuello diciendome lo bien que se lo estaba pasando), clientes mas reposados y maduros que hacian un aparte para darme la mano y saludarme ".- Buenas noches Javier, así que pueda te llamo"...      ".-¿Que tal Javier?... muy bien todo, ¿eh?"...

La verdad es que me sentía algo (bastante) imbecil repitiendo a todo momento la misma coletilla "... no, yo no me llamo Javier...". Eva, mi compañera de barra, se destornillaba de risa con todo esto mientras yo me pasaba toda la noche repitiendo el estribillo de la canció de Toreros Muertos  http://youtu.be/-LkpJ8kI89o a todo aquel que me confundia con el susodicho,  ".- Es que sois iguales!! ¿no seras su hermano gemelo?", se reia de mi. Uno tras otro, desfilaban amigos, clientes o simples conocidos del tal Javier ante mi, saludandome,  cuando esta escena más propia de un guión de los hermanos Marx, lleguó a su punto más surrealista.,... fue en el preciso instante en que se acerco a la barra un personaje vestido con una camisa oscura, corpulento, la cabeza pulcramente afeitada, luciendo unas discretas gafas y una "mosca" bien perfilada que nacía del labio inferior hasta el limite de la barbilla. Se acerco a mi tendiendo la mano, y entre mi asombro, las risas de Eva y el estruendo de la musica se presentó...
... ".- Hola Oskar,... yo soy Javier"


(Cielo santo!!... era como estar frente a un espejo!!)








13 de enero de 2012

VODKA?... o...AGUA?

Si, es cierto, reconozco que me gusta beber. Como acto social, en una reunión, cena, almuerzo o cualquier tipo de celebración ( pero, eso si, siempre con moderación) es realmente agradable charlar y compartir una copa.

Que fantástico es degustar un buen Vino bien maridado sentados frente a una mesa suculentamente servida, o paladear el cielo a cada sorbo en una copa de un excelente Cava Brut Nature  o Champagne francés (sea en una celebración o por simple capricho), ¿y qué me dicen de acompañar la sobremesa de un àgape con un tibio Cognac aireandose en la palma de la mano? ¿o un exquisito Malta? ¿y la gran variedad de Gintónics? sin despreciar un Dry Martini preparado como Bond manda ( perdón, como Dios manda) o un refrescante Mojito, una Cahipirinha, un Cubalibre de Ron añejo o una dulce Piña Colada en una noche de verano...

No quisiera hacer apología del alcoholismo ( ni mucho menos), siempre he pensado que el beber, como acto social, no esta reñido con la moderación y educación; claro que en ciertas ocasiones, y a causa de una mala práxis, se pueden confundir conceptos y llevarse a equívocos desagradables.

En mis salidas nocturnas con amistades, tenia la costumbre de pedir siempre una copa de Vodka (Absolut preferiblemente) con hielo, servida en vaso bajo (Old Fashioned) y sin aderezos de limón ni similares. Aquella noche, como otras tantas, sentado en la barra del Otto Zutz, al lado del balcon que se abre a la pista de baile de la planta inferior, Angie me servia la primera copa, cuando se acerco a mi una amiga que algo (bastante) sofocada por el ejercicio de bailar compulsivamente, me dijo "¿Qué bebes?... Agua!! grácias", a la vez que se bebia el vaso de un solo golpe sin darme tiempo a decir palabra. Angie se quedo con la boca abierta y sosteniendo la botella en la mano sin saber reaccionar mientras mi "amiga" cambiaba de colores como un caleidoscopio y gesticulaba alocadamente como si se hubiese tragado las mismísimas áscuas del infierno. ".-Joder!!!! ...pero ¿qué mierda es esta?!!!... que me has dado??!!!" -rugió como la niña de El Exorcista-.".- Era vodka... y por cierto, me debes una copa" -respondi lánguidamente con resignación mietras hacia señas para que Angie me sirviera otra copa antes de que explotara a carcajadas.

Desde aquel "incidente", cuando me preguntan aquello de ".- ¿Qué bebes?", yo siempre digo ".- Agua, ¿quieres?"... aunque, bien mirado, no engaño a nadie y es que la palabra VODKA (en ruso водка) SIGNIFICA PRECISAMENTE AGUA.

(moderación, moderación, moderación...)

12 de enero de 2012

Un Gintónic... muy particular




La picaresca de los parroquianos para sacarte una copa grátis es verdaderamente amplia y diversa. Siempre habia pensado que estaba ligada intrinsecamente  a las personas, que con pocos recursos, les sobra tentación etílica, o bien, formaba parte del coqueteo de las féminas (y tambien , porque no,  de los hombres) haciendo uso de sus atributos y encantos conseguir que el camarero/camarera de turno se convierta en su "pagafantas" particular... pero aquella noche, los esteriotipos se hicieron pedazos y me vino al recuerdo aquello de que "... los ricos tambien lloran..." ( y ya se sabe que "...quien no llora, no mama...").

El local estaba medio lleno, aunque en la barra apenas contaba  sentadas cinco personas. Un grupo de tres escandalosas "juanis" celebrando una despedida de soltera, con tocados de pollitas saltarinas y criticando a una cuarta ausente, un solitario borrachín silencioso,de mirada perdida en el horizonte de botellas que se extendia ante sus ojos tras la cortina de humo del cigarrillo que se consumia entre sus labios, firmemente aferrado a la boya de su copa de coñac y una atractiva muchacha de profundos ojos verdes, melena rubia y bronceados hombros, con aire snob,  luciendo osos de plata al cuello y tintineando multitud de brillantes pulseritas al encender su cigarrillo con el aureo Dupont.

.- Oyes... camarero - me dijo con esa entonación tan peculiar de"zapato en la boca", que parece ser el idioma oficial de la elite social - Un agua con gasss.... y me pones un lemon, vale?



Le sirvo la "copa" y dejo el botellín medio vacio al lado,  pero ella lo rechaza con un gesto de desden, soberbia y prepotencia. Tras unos minutos (pocos), entra en el local el perfecto pijus ibericus.  Vestido con pantalón de pinzas, camisa Ralph Laurent, jersey anudado al cuello, calzando nauticos y engominada cabeza. Blandiendo el juego de llaves del coche en la mano derecha se acerca  a la muchacha (casí dando saltitos) pidiendole  excusas por llegar tarde.

.- Losientolosientolosiento, cuqui... ...Deja que te invite...- dice en el mismo idioma "zapato en la boca"- ...camarero, ponme un whisky con agua y.... ¿que tomabas?- le pregunta.

.- OTRO GINTONIC.... pero no me lo cargues mucho, eeeh? - me dice ella acercandome el vaso y pintando una súplica de niña inocente en la mirada.

(casi reviento por aguantarme las carcajadas)

11 de enero de 2012

WHISKY SOUR

Aunque hay alguna variante en la elaboración del Whisky Sour, yo prefiero hacerla al estilo "California".

Preparar en una coctelera con 3 hielo:

4 ml de whisky (preferiblemente Bourbon).
1/2 lima o limón esprimido.
2 ml de zumo de naranja.
1 sobre de azucar.

Agitar vigorosamente y servir colado en un vaso old fashined previamente decorado con una rodaja de naranja y una cereza maraschino.

Es fantastico para degustar en una calurosa noche de verano.




BLACK RUSSIAN














Este cocktail, que debe su nombre al oscuro período de la Guerra Fría entre la URSS y EEUU, lo creo un belga que trabajaba en el Hotel Metropole de Bruselas en honor del embajador de EEUU en Luxemburgo.

Para realizarlo, simplemente hay que verter 3/10 de licor de café y 7/10 de vodka (preferiblemente de elaboración a base de trigo) en un vaso old fashined lleno de hielo, remover ligeramente a izquierda y derecha (para enfriar) .... y tomar con moderación.

Opcionalmente puede decorarse con una cereza Marasquino.

Es excelente para degustar tras una cena copiosa.


Un BLACK RUSSIAN para... Kennedy?


Despues de charlar animadamente con la pareja  que estaban sentados al lado del piano, el recepcionista de noche se me acerca para pedirme un cafe que llevarse al mostrador y me comenta algo excitado (quizas porque es de Ohio?) que esa pareja de jubilados americanos son de Chesapeake y que eran ...vecinos? o conocidos? de los Kennedy. La verdad es que reparando en ellos, el se me antojo muy parecido a Ted Kennedy, luciendo bronceado y pelucón blanco, vestido con una camisa azul tejana de algodón, un pantalón Docker's de color beige y unas zapatillas blancas de tenis; ella, en cambio, era la viva imagen de Eunice Shriver, con el imperturbable peinado a base de ingentes cantidades de laca, enjoyada como un escaparate de Tiffany's y enfundada en un traje chaqueta (Carolina Herrera?) demasiado joven para sus momificadas carnes y esa sonrisa perpetua que se les queda enseñando toda la dentadura (postiza, seguro).

Me acerco a la mesa y "Ted" cogiendome del brazo me pregunta al oido si podria hacerles un par de cocteles que no estan en la carta. Yo asiento servicialmente ".- No problem Mr, Who to you would like to drink?". Me sonrie aliviado y sacando un billete de 20€!! como propina,  pide un Whisky Sour para el y un Black Russian para su mujer.

Tras cuatro Black's Russian huerfanos (el no quiso beber más), se dirigieron al comedor entre sentidos agradecimientos por su parte mientras sujetaba a la pobre señora en su  penoso y balbuceante caminar torciendose a cada paso.

No volvi a verlos en el resto de mi servicio; hasta que al regresar a casa, caminando por las calles entre el gentio bebido que disfrutaba de las fiestas patronales, me cruce de cara con "Ted" que me sonreía levantando el pulgar mientras llevaba colgada del brazo a una rubia veinteañera vestida con unos shorts minusculos y deshilachados y sujetando tremendas ubres con el nudo de la camiseta, rumiando chicle sin cerrar la boca y con aire de aburrimiento.

(todo se pega..... o no?)

10 de enero de 2012

HOT CARAJILLO'S... Musicales.


Me ha venido a la memoria los grandes momentos que pasamos entre amigos, disfrutando de sus actuaciones en directo en el Bar.

http://www.carajillos.com/img/poster.jpg

Un café... con gotas!






Dejando de lado los diferentes modos y maneras de pedir y presentar un café que existen en la amplia geografía mundial, hay que tener en cuenta que no siempre podemos conocerlas todas, aunque algunas personas  lo den por hecho (menudo egoismo!) y se molesten soberanamente (vaya egocentrismo!) si no lo haces a la primera.

Aquella tranquila tarde de Domingo apenas teniamos movimiento por la cafeteria principal. El grupo de jubilados que habian llegado estaban descubriendo las habitaciones con caras de bobalicones ante tanto "lujo" mientras pequeños grupitos de teñidas viudas con aires de juventud perdida se retrataban a cada esquina junto a las escaleras, al ascensor panorámico, una columna del hall, las puertas de los aseos...

Mientras las respectivas señoras se encargarían de deshacer equipajes, organizar las habitaciones o seguir con las sesiones fotográficas, un variopinto grupo de ruidosos aldeanos venidos de algún punto de la meseta central tomaron posición de la barra (en toda su amplitud).

.- Una cañita... ponme un vino... que sean dos... tres!!... un anís... niño, un café!

Servidos los señores seguí con la ardua tarea de secar los vasos a mano, cuando me atronaron los oidos: 
.- Niño!... y las gotas?!
.- Disculpe, señor ¿que gotas?
.- Las del café,chaval! - entre socarronas risas de la troupe de "complices"-
.- Usted me ha pedido un café y yo le he servido un café.-conteste con toda amabilidad-
.- Pero, ES QUE EN MI PUEBLO CUANDO PIDO UN CAFE, EL CAMARERO YA SABE QUE TIENE QUE PONER UNAS GOTAS.

LLegados a este punto,le indique al caballero que obviamente no estabamos en su pueblo y por lo tanto no podíamos saber las costumbres y usos de todos los "parroquianos" a la vez que le sugeria  que en lo sucesivo y para poder servirle mejor nos indicase "un carajillo de...". El hombre se molesto (y de que modo) diciendo que el NO QUERIA PAGAR un  carajillo, que solo queria unas gotas en el cafe (ni que decir queda que en realidad lo que queria es ahorrarse de pagar el precio de un carajillo y tomarse uno pagando un café). Lo que no sabia el cliente es que el sistema informatico de cobro (cargo en habitación) NO contemplaba "unas gotas" y que ademas, las dosis de licor estaban medidas por dosificadores fijos (para un estricto control de inventarios), así que intente explicarselo de la mejor manera posible. El hombre acepto, resignandose entre dientes, mientras les decia a sus compañeros ".- Menudo sacacuartos el camarero este, a mi me va a ver bien poco!", pensandose que no le habia oido, a lo que yo le respondí (siempre en el tono más amable que podia) ".- Cuanto lo lamento caballero,... ¿y vienen de muy lejos?", mientras atronaron las risotadas del grupo burlandose de su compañero.

("Halla donde fueras, haz lo que vieras" sabias palabras)